Comenzaron las clases

 

¡Comenzaron las clases!
Ha concluido una etapa más de vacaciones escolares, necesarias para los chicos pues en ellas descansan, desarrollan actividades recreativas, pasan mayor tiempo con familiares y amigos, y a los papás, les da la oportunidad de compartir con ellos experiencias y momentos fuera del estrés de las asignaciones escolares regulares.
Muchos de los niños quizás asistirán este mes, por primera vez, al ambiente escolar, por lo que tanto ellos como el núcleo familiar entero, debe enfrentarse a un nuevo proceso de adaptación y, para ello, hay que estar preparado. 39
Es importante conversar en casa con emoción sobre la nueva experiencia que se está viviendo. Comenzar el colegio forma parte de todas esas etapas que los niños deben vivir, a medida que van madurando. Eso significa que ha llegado el momento de conocer y aprender a compartir con nuevas personas, adquirir nuevas habilidades, desarrollar la capacidad de relacionarse con los demás y trabajar en la autonomía e independencia.
Es un momento de desapego importante, donde mamá y papá deben estar emocionalmente preparados para dejar a su chiquito en manos de la institución que previamente han elegido. No sólo los niños atraviesan temores. Los papás igualmente tienen sentimientos encontrados y más cuando deben dejar a sus niños, en edad muy temprana, en una institución, pero todos estos sentimientos son normales y forman parte de la vivencia. Lo recomendable, es irlos canalizando de manera positiva para que no afecten el proceso de adaptación.
Recomiendo conversar previamente con la escuela para conocer cómo se maneja la adaptación dentro del aula. Es totalmente normal que los niños muestren desánimo los primeros días, llanto y poca apetencia, pero es esencial trabajar junto al docente para manejar las mismas estrategias de adaptación. Hay centros que permiten flexibilidad los primeros días en cuanto a los horarios de permanencia. Es interesante, si es posible y los padres tienen la disponibilidad, de que la asistencia diaria del niño sea progresiva y mientras el niño pierde sus temores, ir extendiendo las horas de permanencia en la escuela.
Considera siempre que en esta etapa los niños y padres, normalmente están vulnerables dado el cambio que están viviendo. Incrementar con calidad el tiempo que comparten fuera del horario escolar, realizando una actividad especial, fortalece emocionalmente al niño, brindándole la seguridad que necesita para superar con éxito esta transición.

 

Lcda. Luizandra Mendoza
Educación-Familia-Crianza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abracadabra

GUIA DE LOS NIÑOS

Es una revista bimestral de distribución gratuita.
Tirada: 10,000 ejemplares.

        

Directora Laura Svartz

Servicios Destacados

Revista Virtual