Conociendo nuestros sentidos, mas allá de simples conductas

Muchas veces pensamos que la vista, la audición, el olfato, el tacto y el gusto son nuestros únicos sentidos. Sin embargo, debemos incluir dos más:

  • El sentido propioceptivo: es el encargado de ayudarnos con la conciencia de nuestro propio cuerpo y de su posición en el espacio.
  • El sentido vestibular: nos ayuda a regular los movimientos en relación a la gravedad.
    Todos nuestros sentidos trabajan juntos para organizar y procesar información del cuerpo y el medio ambiente. Esto se conoce como Integración Sensorial.
    El cerebro diariamente recibe un flujo de información sensorial constante, desde el aroma de las galletas horneadas, hasta el ruido de los abanicos o los autos. La mayoría de nosotros podemos “desconectarnos” o “filtrar” la información en la medida que lo necesitemos. Sin embargo, las personas con dificultades del procesamiento sensorial podrían ser extremadamente sensibles o casi nada sensibles al mundo que les rodea.
    Estas son algunas de las características más comunes en las dificultades del procesamiento sensorial.
  • Hipersensibilidad: (excesivamente sensibles):
    Respuesta extrema a los ruidos fuertes o percibir sonidos que otras personas no notarían.
    – Les podría disgustar ser tocados, incluso por los adultos que conocen.
    – Les molesta las etiquetas de la ropa.
    – Podrían tener miedo a estar rodeados de muchas personas, no le agrada ir a las fiestas de cumpleaños, ni a los centros comerciales.
    – Les molesta que les corten las uñas o el cabello.
    – Les desagradan algunos alimentos por sus texturas u olores.
  • Hipo-sensibilidad: (poco sensibles)
    – Tienen alta tolerancia o indiferencia al dolor.
    – Tienen dificultades con el espacio personal son torpes y sin coordinación
    – Están moviéndose constantemente (ser inquietos).
    – Toman riesgos en el patio de juegos, no miden peligro.
    – Dificultad en las habilidades motoras gruesas y finas.
    – Problemas de escritura
    – Tienen conductas bruscas como empujar, golpear o morder.Recomendaciones
  • Comience a tomar notas acerca de las conductas que usted está observando en su hijo y cuándo ocurren.
  • Preguntele a los maestros acerca de las conductas que ellos han notado en la escuela.
  • Hable con su médico.
  • Consulte con un Terapeuta Ocupacional especializado en Integración Sensorial.

 

Licda. Annette Rangel
Terapeuta Ocupacional
t.o.rangelan@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRIBETE PARA RECIBIR MÁS NOVEDADES



Abracadabra

GUIA DE LOS NIÑOS

Es una revista bimestral de distribución gratuita.
Tirada: 10,000 ejemplares.

        

Directora Laura Svartz

Revista Virtual