El Juego y las Funciones Ejecutivas

 

Jugar, ¿Qué es Jugar? El juego es una herramienta educativa, que facilita el logro del aprendizaje implícito. El niño, en un espacio de diversión, va adquiriendo aprendizajes efectivos sin darse cuenta, lo que se conoce como “aprendizaje de contrabando”. Los diferentes niveles de aprendizaje logrados mientras juegan son la comprensión, aplicación, análisis y síntesis de la situación entregada.

Por este motivo, el juego no es solo un momento de diversión, sino un espacio de intercambio de ideas y estructura. Éste brinda al niño en desarrollo un ambiente de internalización de reglas, conductas y otras funciones de nivel superior. El juego incluye un sistema de reglas racionales, planificadas, y coordinadas socialmente. Vygostky describe que el aprendizaje a través del juego ocurre en la medida en que el niño va desarrollando internamente las capacidades para controlar el propio comportamiento, asimilando y acomodando diferentes conductas para hacerlas parte de su repertorio.

¿Qué son las funciones ejecutivas? Digamos que son las 5 de la tarde y mañana tienes que entregar un proyecto de ciencias sociales extenso. ¿Que harías para realizarlo?, (a) te organizas, (b) planificas el resto del día, (c) observas el objetivo y buscas las estrategias para lograrlo, (d) controlas tu atención y conducta para obtener esta meta esperada. Todas éstas conductas o pasos a seguir, corresponden a un complejo conjunto de habilidades cognitivas de orden superior llamadas Funciones Ejecutivas. Éstas trabajan en conjunto en comportamientos tanto simples como complejos para alcanzar nuestras metas. Ejemplo de ellas son: solución de problemas, conceptualización, abstracción, juicio social, inhibición, memoria de trabajo, flexibilidad cognitiva, planificación, organización, entre otras. Estas funciones son las que guían y acompañan cada una de las habilidadades básicas como la lectura, escritura, matemáticas, entre otras.

Por este motivo, jugar no solo provee de un ambiente entretenido, sino que también contribuye al desarrollo de distintas habilidades cognitivas esenciales para el niño, como lo son las funciones ejecutivas. Mientras el niño juega, se beneficia de diversión, estructura, motivación, técnicas de adaptación a nuevas situaciones, creatividad, competencia, aprendizaje social, entre otras. Por este motivo, es que el juego se puede utilizar tanto como intervención como parte de una evaluación diagnóstica.

Yvette Btesh de Shitrit
Mg. Psicología Educacional
Especializada en Neuropsicología Infantil
Ivybtesh@gmail.com

ONE COMMENT

  • Liliana Vásquez Goyeneche. dice:

    Gracias por la síntesis con la cual explica de manera fácil y efectiva la importancia y relevancia del juego en nuestro niños y en la educación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abracadabra

GUIA DE LOS NIÑOS

Es una revista bimestral de distribución gratuita.
Tirada: 10,000 ejemplares.

        

Directora Laura Svartz

Revista Virtual